¿Qué tan clara es tu nube?

Spread the love

Hace poco leí esta interesante nota en Techrepublic, donde el escritor Jhon Joyner, describe el famoso término computación en nube y también da una importante referencia: NIST, el instituto de estándares norteamericano. Él expone cómo el mercadeo ha hecho de cualquier cosa una nube, pero no es tan simple y el artículo lo aclara. A continuación, mi interpretación del artículo. Disfrútenlo.

Tomado de How cloudy is your cloud, escrito por John Joyner en Techrepublic.

Indudablemente las frases de mercadeo más usadas en el último año han involucrado computación en nube como una valiosa característica de varios servicios a la venta. Algunos ven esta tendencia como «evolutiva» para los servicios de TI, el siguiente paso natural que sigue a la amplia adopción de la virtualización y la profusión de gran ancho de banda. Otros, ven la computación en nube como otra palabra para la computación basada en hosts, en efecto, un retorno circular al antiguo modelo de hace 50 años de dispositivos de entrada/salida (I/O) conectados a un mainframe compartido. Pero esta vez, tenemos una gran variedad de dispositivos I/O útiles e incluso divertidos como teléfonos inteligentes, tabletas, etc., además la conexión a la nube compartida es inalámbrica y veloz.

Ambas visiones (evolución y retroceso) son acertadas, así como el reconocimiento de que el desplazamiento de paradigmas (debido a la computación en nube) es un fenómeno imparable y natural – al cual entregarnos o sacrificarnos. Comenzar a comer nube o ser comida por ellas, este mensaje, en muchas formas, está llenando cada esquina del ecosistema de TI. Las carreras de TI que no involucran la nube tendrán menor tiempo de vida, así como la demanda de operadores de generadores eléctricos declinó cuando el servicio de centrales eléctricas se hizo disponible a mediados del siglo 19. Bien sea que ud. esté haciendo su carrera en TI o más probablemente, contemplando tener sus propias nubes o comparando ofertas de nube de un vendedor para competir, es imperativo que sus decisiones estén basadas en razones e investigación. No queremos invertir basados en miedo, incertidumbre, o el último grito del mercadeo, en especial sobre qué tan acertada es una solución en nube según la definición de nube del mismo vendedor. Lo que ayudaría es una definición estándar con la cual comparar una oferta particular. Hay una autoridad independiente y científica que ha publicado una definición en borrador de computación en nube: el National Institute of Standards and Technology (NIST). Comparando las características de una solución bajo evaluación con la definición neutral de NIST de su modelo de computación en nube, ud. puede validar tanto que la solución es conforme con el mínimo del estándar en términos de arquitectura y flujo de trabajo como para ser llamada solución en nube, así como simplemente saber qué tan «clara» es la nube ofrecida.
Sacando la niebla de la nube
La esencia de la definición de nube de NIST se puede condensar en una frase:
Nubes privadas, públicas o híbridas -con autoservicio por demanda, amplio acceso de red, rápida elasticidad, recursos acumulables (resource pooling), servicio controlado (medido)- proveen servicios de infraestructura, plataforma o software.
Si ud. aplica ese simple test de prueba contra algún sistema, se puede evaluar qué tan «clara» es la solución. Las soluciones que están desplegadas con los modelos de provisión y servicios apropiados, tendrán mayores oportunidades de éxito en el mercado y en su negocio. [Figura A, Fuente: How cloudy is your cloud] Nube según NIST La definición de NIST, mostrada en la figura, reconoce diferentes modelos de despliegue, como nubes privadas o públicas. Ésta es la parte más simple de la definición, evidentemente se refiere al dueño y operador de los componentes de la nube, como un centro de datos. Note que una nube privada puede estar in-situ o ex-situ, es decir, en las instalaciones del dueño o fuera de ellas y puede ser administrada por operarios de la misma organización o tercerizada a un proveedor del servicio -lo que la hace privada es que sirve exclusivamente a una organización.
Características del modelo de servicio
Sin importar el modelo de despliegue de la nube, una solución en nube necesita ofrecer un valor agregado con base en los tres modelos de servicio conocidos: infraestructura, plataforma o software como servicio (IaaS, PaaS, SaaS por sus siglas en inglés respectivamente). Estos modelos clarifican la línea de demarcación de responsabilidades de los componentes respecto al usuario final. El usuario tiene la mayor participación en IaaS y la menor en SaaS.
  • En el modelo de servicio SaaS (Software as a service), el usuario sólo consume software, por ejemplo ejecutando un cliente de correo web. Cualquier persona que use Gmail o Hotmail entiende qué es SaaS.
  • En el modelo IaaS (infrastructure as a service), el usuario debe ensamblar y mantener una infraestructura virtual hospedada en la nube como máquinas virtuales, almacenamiento de datos, firewalls, etc. Éste modelo algunas veces se denomina tejido en nube o cloud fabric. Amazon Web Services o Rackspace son los actuales líderes de éste modelo.
  • El modelo intermedio, PaaS (platform as a service), permite que los usuarios desplieguen sus aplicaciones en un proveedor de plataforma en nube sin administrar infraestructura. Microsoft Azure es una plataforma atractiva para alguien que necesite una plataforma mundialmente accesible con entrega de infraestructura de alta disponibilidad para ejecutar su aplicación.
Una vez que se tienen claros el modelo de despliegue y el modelo de servicio usado por cierta solución, el test ácido exhibe las características esenciales de la definición de NIST:
  1. Autoservicio por demanda: Los usuarios reciben capacidades en la medida que lo soliciten o automáticamente sin intervención humana directa.
  2. Ámplio acceso de red: Los mecanismos estándar de red (o Internet) promueven acceso independiente de la ubicación mediante diversas plataformas como teléfonos inteligentes, tablets, etc.
  3. Acumulación de recursos (resource pooling): El proveedor de servicios posee recursos de cómputo, almacenamiento y transferencia de datos que soporta múltiples propietarios, con asignación dinámica y reasignación de recursos acorde a la demanda.
  4. Rápida elasticidad: Escalamiento rápido (crecimiento/decrecimiento) de los recursos. Desde el punto de vista de los usuarios, debe haber suministro ilimitado de recursos que se pagan deacuerdo con las cantidades consumidas.
  5. Servicio controlado (medido): Los recursos son optimizados y controlados con una capacidad de medición con reportes transparentes compartidos con el usuario.
Usando la definición de nube de NIST
Como lo mencioné al inicio del artículo, existen muchas visiones sobre lo que es la nube o lo que puede llegar a ser. Éstas expectativas usualmente están influenciadas por individuos que tienen inversiones significativas en algún componente del ecosistema de la computación en nube, como virtualización o redes. Una persona que intenta vender una solución en nube debe ser capaz de describir en términos simples y con confianza el modelo de servicio y de desgpliegue, así como describir el nivel de correspondencia de la solución con las características esenciales en la definición de nube de NIST.
Ud. podría considerar evitar soluciones cuya definición de los modelos de despliegue y servicio no son claros, así como aquellas que carecen de alguna de las características esenciales de la definición descrita. Para las soluciones en nube que sí pasan estas pruebas, hay que considerar criterios como índice de valor desempeño vs costo. La figura mostrada, lista una serie de características comunes (no son parte de la definición de NIST), cualidades adicionales le pueden ayudar a priorizar qué caractarísticas de nube son más importantes para su organización.
]]>

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.