Sobre pesimismo y optimismo

Spread the love

Quienes acostumbran partir del pesismismo suelen ser menospreciados, pero esa actitud desde cierto punto de vista es muy constructiva. Yo soy un optimista: siempre tengo confianza de alcanzar mis metas, espero lo mejor y al final logro mis metas, después de cierto tiempo, pero las logro. Sin embargo me resulta muy conveniente partir del escenario pesimista: ¿qué me pasarí­a si fracasara? pensar en ese escenario inicialmente me ayuda a ver varias cosas que se acostumbra menospreciar.

1. Qué impacto tendrí­a en mi vida o carrera no lograr lo que pretendo

2. Cómo me sentirí­a si eso pasa.

3. Qué podrí­a influenciar esa situación, qué variables podrí­an causar que yo no lograra la meta.

4. Qué me dejarí­a la experiencia de haber perdido la oportunidad.

Evidentemente me parece muy valioso atacar esos pensamientos inicialmente para prepararme mejor y abordar lo difí­cil primero. Por supuesto que la conclusión de este análisis es valorar la experiencia y evitar que el fracaso me afecte demasiado en caso de suceder. Luego de esta visión, debe venir una de dos cosas: una preparación concienzuda o abordar el caso optimista. En el primer caso (preparación concienzuda) considero las variables que pueden causar el fracaso y las trabajo con detalle y me aferro a la idea de no pasar por lo que ví­ que me pasarí­a para evitar las consecuencias. En el segundo caso se supone que ya me he preparado para la tarea a enfrentar y hago un repaso rápido por los conceptos y habilidades necesarios para lograr lo que me propongo de tal manera que antes de enfrentarlo tenga una visión general de cómo se articula todo lo que necesito para ejecutar exitosamente cada subtarea hacia la meta.

Me gusta pensar de esta manera, es una lástima que la gente siga pensando que la estrategia no considera el fracaso, hay tanto ejemplos en los que siempre hay que considerar el escenario pesimista. Tenerlo en cuenta sólo fortalece nuestra estrategia y nos pone en una situación de siempre crecer así­ perdamos las batallas, si es que se llegan a perder porque los planes meticulosos aumentan las probabilidades de éxito de cualquier tarea aunque no sean la única variable que interviene.

1 comentario en “Sobre pesimismo y optimismo”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.